Saltar al contenido

EL ZEN Y LA POESÍA JAPONESA EN LAS CANCIONES DE ANIME

El zen y la poesía japonesa enseña, indirecta o directamente, los principios zen que rigen la temperatura y el carácter tradicional que son la carta de presentación de la sociedad nipona. Muy al contrario del occidental atrapado por el futurismo como culto a la velocidad y sinónimo de progreso, el japonés ha cultivado la calma y la apreciación del momento desde sentadas las bases de la filosofía zen en su sociedad de manera consciente o inconsciente, y el anime no escapa a ello.

Para ponerlos en contexto sobre el Zen y la poesía japonesa en las canciones de anime, tenemos que hablar del haikú que es el mayor ejemplo del aprecio al momento y puedo citar tanto a Basho (el más popular autor) como a tantos otros, me da la impresión que todo el universo de la contemplación se haya en este recurso de Oshima Ryata de contraposición entre emoción negativa y naturaleza:

¨Vuelvo irritado
-mas luego, en el jardín
El joven sauce¨

La añoranza producto de una poesía contemplativa bañó las letras de tantas canciones de anime que muchas quedaron como clásico, incluso cuando las traducciones al español (Ibérico y Latino por igual) podrían haberlas modificado hasta cierto punto siempre la expresión de sentimiento expectativo y soñador, como de quien ve caer una hoja en el agua y la pierde de vista, quedó plasmada.

Ejemplos como el opening de Rurouni Kenshin donde la imagen poética se compone a través de las comparaciones del dolor de la espera con el dolor físico que se experimenta, haciendo énfasis en la dificultad de soportarlos, quedando plasmado lo largo de la canción el instante trágico. Tal vez culpando a los horóscopos por equivocarse y prometiendo un escape romántico, todo eso ahonda en la profundidad del personaje que sufre.

El ending de Ranma ½ (Don’t mind lay lay boy) muestra la fragilidad del romance que en Japón se aprecia en base a la delicadeza del roce sin llegar más allá, con la angustia del enamorado que se desvive, mientras experimenta un poco esa sensibilidad de quien teme que el momento se vaya demasiado pronto, llevándose los sentimientos que sembró. “Seca esas lágrimas y viaja a China para que sonrías en las puestas de sol” el desprendimiento y la filosofía zen se mezclan entonces en una pequeña frase de realización que se mueve tanto en temperatura y sensación (humedad, tristeza) como en imagen (puesta de sol que presenta esperanza, amplitud y felicidad) generando un micro universo de emociones para sostener el momento exacto.

En su famoso viaje a Oku, el poeta Basho se sentía maravillado por lo que representaba cada estación, lugar o costumbre para no sólo los lugareños, sino para el espíritu de la persona que tuviera la voluntad de dedicarse unos pocos minutos a sentir. Ejemplos abundan y las experiencias que brindan estas dos pequeñas muestras hacen tangible la espiritualidad nipona que de alguna manera está arraigada ya en su imaginario.

La poesía japonesa tal vez ha dado un salto definitivo a la universalidad. Las enseñanzas zen no deben ser explícitas sino deben revelarse por sí solas. Citando el proverbio:

“Un monje caminaba por el borde de un acantilado cuando sin querer cayó en él, siendo sostenido nada más por su dientes de una rama, en un delicado equilibrio. En eso pasaba un alumno suyo que al verlo ahí colgando de sus dientes le pregunta: Maestro dígame qué es el zen.”

Dando a entender que lo esencial no se dice sino que se experimenta. Así nos despedimos por ahora, queriendo que los momentos sean tan intensos como un atardecer incluso siendo muy cortos. Como el parpadear de una persona especial.

Global-Pop! Logo
SIGAMOS CRECIENDO

Gracias por formar parte de Global-Pop!
Puedes hacer el aporte que desees, así nos ayudas a seguir creando contenido.

VER TAMBIÉN: CABALLEROS DEL ZODIACO: Personajes y signos.

COMPARTIR

AUTOR:

Ralph Moreno

ROCK & FÚTBOL: y sus 5 relaciones en la historia

TATI DIAZ BONILLA y aquellas “Viejas Melodías” (ENTREVISTA)

ARCTIC MONKEYS / “The Car” (ÁLBUM REVIEW)

THE ROLLING STONES ¿Es una banda de blues?